¿Por qué es importante contar con un seguro del hogar?

Cuanto más tiempo pasamos en nuestra casa más nos damos cuenta de que el hogar es un lugar en el que necesitamos sentirnos cómodos y seguros. El seguro del hogar es lo que nos permite proteger la vivienda ante cualquier daño, ya sea en la propia estructura del inmueble o en nuestros  bienes que contiene y ahora que tele trabajamos también nuestros puesto de trabajo y el material que nos cede la empresa.

El seguro del hogar sirve, en definitiva, para proteger económicamente un valor tan preciado como es la vivienda y todo lo que contiene frente a los riesgos a los que se encuentra expuesta.

La vivienda y el seguro del hogar, ¿opcional u obligatorio?

Totalmente Opcional, siempre que te de igual lo que le pueda ocurrir a tu patrimonio, yo sinceramente aconsejo tener como mínimo el de Incendio y de Responsabilidad Civil ya no sólo por que se te queme la casa sino por los daños que puedas ocasionar a otros y que te reclamen a tí personalmente.

A menudo contratamos un seguro del hogar prácticamente por obligación. Sin embargo, con el tiempo nos vamos dando cuenta de lo importante que es, para nuestra seguridad, tener contratado un seguro del hogar que nos dé tranquilidad y nos sirva para hacer frente a los incidentes y desperfectos que con el tiempo se producen en toda las viviendas.

Pero la vivienda no es únicamente aquello que vemos por fuera. El valor real de un inmueble está, además de en sus paredes, en todos aquellos bienes que hay dentro: muebles, electrodomésticos, objetos de valor, recuerdos, etcétera. Y como una casa es un lugar vivo y vivido, siempre suceden cosas. Estar protegido al máximo frente a imprevistos nos ayudará a ahorrar en reparaciones, pero también a solucionar problemas urgentes, que pueden quebrantar nuestra tranquilidad, como el escape de agua de una tubería, un cristal roto o un hurto doméstico.

¿Por qué es importante tener la garantía de un seguro del hogar?

Es más frecuente de lo que te imaginas: te marchas de vacaciones dos semanas y nada más llegar te encuentras con la casa inundada por el reventón de una tubería del baño. ¿Lo peor de todo? Que tu vecino de abajo también está sufriendo las consecuencias del desastre.

En estos casos, el seguro suele hacerse cargo de manera inmediata del incidente, con el objetivo de reparar la instalación y de hacer las mejoras necesarias en la casa de tu vecino. Todo sin que tú tengas que asumir ningún coste extra, más allá de la cuota del seguro del hogar que ya tenías pactada con la aseguradora

Pero pueden suceder muchas más cosas. Una tormenta de granizo que te ha dejado las persianas como un colador. La avería de la caldera de la calefacción en plena ola de frío o las llaves olvidadas en casa al salir a hacer la compra. Los seguros del hogar son útiles para dar solución a este tipo de incidentes, sin que tengas que desembolsar el dinero de la reparación, en algunos casos mucho más costosa que la cuota anual del seguro.

¿El seguro del hogar cubre todas las reparaciones?

La respuesta es no, pero conviene matizarla. La cobertura o no de determinados siniestros dependerá, en cualquier caso, de las condiciones en las que hayas contratado el seguro. Este es un factor muy importante que debes tener en cuenta antes de firmar el contrato. No obstante, si quisieras cambiar la cobertura del seguro y ampliarla, podrías hacerlo en cualquier momento, consultándolo previamente con tu seguro en cuestión.

Para saber qué tipo de seguro contratar, es muy recomendable usar el comparador de seguros del hogar de Verti. No importa si tu vivienda es de propiedad o de alquiler, en ambos casos puedes asegurar el inmueble en el que resides. Aunque si eres inquilino, es recomendable consultar antes con tu arrendador. Es posible que él ya tenga contratada una póliza que se haga cargo de gran parte de los siniestros que pueden producirse en el hogar.

Antes de realizar la contratación, hay que comprobar cuáles son las coberturas:

  • Responsabilidad civil.
  • Defensa jurídica.
  • Capital de vivienda (continente).
  • Capital mobiliario (contenido).

Estas son las garantías básicas que debe contemplar un seguro del hogar, aunque la defensa jurídica puede ser un complemento. En cualquier caso, hay que verificar el capital asegurado (vivienda y mobiliario) y cerciorarse de que está acorde con el valor del inmueble y, aproximadamente, de lo que pueda contener en su interior.

Luego hay otras opciones que pueden personalizarse y que incrementarán, en mayor o menor medida, el precio del seguro del hogar. Nos referimos, por ejemplo, a la asistencia doméstica, al robo, a las joyas y el dinero u objetos de valor especial (obras de arte, colecciones, manuscritos, etcétera). Consulta con Verti cuáles son todas las opciones y coberturas incluidas para tener asegurados al máximo todos aquellos elementos del contenido y el continente que deseas en tu hogar.